covid19 - Essenthia

  • Hoteles y un futuro lleno de restricciones

    Las restricciones para frenar los contagios de coronavirus en el Estado causan estragos al sector hotelero. El flujo de visitantes ha caído en picado debido a la propagación del virus y los consecuentes confinamientos perimetrales y aforos limitados, entre otros condicionantes. Aquellas personas que se movilizaron, por otro lado, para visitar a sus parientes durante las fiestas de Navidad tampoco significaron un repunte en la ocupación. Todo ello ha supuesto, para los profesionales del sector, un duro golpe: es momento de tomar decisiones. Hay hoteles del territorio que han optado por bajar la persiana a la espera de tiempos mejores. Con la mayoría de la plantilla con Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTO), además, sale más rentable permanecer cerrado. Abrir, por lo general, supone un gasto. 

  • Mamparas, un elemento más para la prevención

    A causa de la pandemia, muchas empresas han tenido que tomar medidas preventivas para evitar posibles contagios. El uso de mascarillas, el distanciamiento social y la desinfección de objetos y zonas se impone a las rutinas habituales de limpieza. A todo ello, se le añade la protección extra en la que deben de invertir los negocios, quienes en ocasiones no pueden prescindir del trato cara a cara. En este sentido, hay que destacar la creciente aparición y demanda de mamparas protectoras, que fomentan el contacto seguro. Éstas permiten a dos personas estar medianamente cerca intercambiando información, sin temor a contagiarse.

  • Screens, one more element for prevention

    Due to the pandemic, many companies have had to take preventive measures to avoid possible infections. The use of masks, social distancing and the disinfection of objects and areas prevail over the usual cleaning routines. To all this, it is added the extra protection in which businesses must invest, who sometimes cannot do without face-to-face treatment. In this sense, it is necessary to highlight the growing appearance and demand for protective partitions, which promote safe contact. These allow two people to be fairly close, exchanging information, without fear of getting infected.