decoración - Essenthia

  • ¡Los hoteles hipster son tendencia!

    Existen hoteles de muchos estilos diferentes: clásico, rústico, étnico, minimalista... Y basándose en cada estilo se equipan y decoran las habitaciones de cada hotel, manteniendo siempre unas directrices que lo definen. Pero la sociedad varían sus gustos, las modas cambian, y las tendencias vienen y van. Hace tiempo que ha llegado a nuestra sociedad un estilo de vida diferente: el hipster.

  • Colores claros para habitaciones de hotel

    Cada detalle es importante en el proceso de decoración de habitaciones de hoteles, siempre lo hemos dicho. Jugando con los tonos del suelo, de las paredes, de los textiles y también de los muebles, se pueden conseguir habitaciones de hotel muy diferentes. Pueden parecer más amplias, más estrechas, más rústicas, más nórdicas… Todo depende del color que se escoja para cada cosa.

  • El rendimiento de la simplicidad

    La tarea de todo equipamiento hotelero es ofrecer la mejor experiencia (y la más cómoda) a su huésped por un precio competitivo y asequible. Para ello, hay un amplio abanico de opciones para satisfacer sus necesidades, adecuando decoración y diseño al concepto más funcional, siguiendo las tendencias. En varias ocasiones, la simplicidad también ofrece otra función: la de economizar con proyectos contract.

  • Iluminación indirecta en la habitación del hotel. ¿Para qué?

    La iluminación en las habitaciones de los hoteles es muy importante y, por este motivo, se convierte en una de las herramientas que se tienen muy en cuenta para la decoración. Esta tiene la capacidad de provocar diferentes ambientes y también sensaciones en los huéspedes. La iluminación, sea directa o indirecta, tiene un papel funcional y un objetivo concreto en cada caso.

  • La calidad no tiene porqué ser cara

    Solemos asociar lo bonito con lo caro. Pero los proyectos de reforma y equipamiento de hoteles no tienen porque ser costosos. Como huéspedes, cuando vemos un hotel bien decorado siempre pensamos que ese diseño ha supuesto mucho tiempo y dinero. Pero no hace falta que un hotel y sus estancias sean de un gran lujo para que sean lugares bonitos y agradables.

  • Terrazas para compartir momentos

    Todo equipamiento hotelero ofrece rincones singulares, en los que compartir momentos de relax y tranquilidad. Las terrazas son apuestas interesantes para atraer al público a pasar una buena tarde al fresco, ya sea verano o haga algo de frío. No hay problema. Siempre y cuando el diseño y la disposición de elementos se adecue a las necesidades y usos que puedan ir surgiéndole a los clientes, lo tendremos todo bajo control. Será un bonito punto de encuentro. Las cuestiones a tener en cuenta son de qué espacio disponemos, para qué lo querremos y, ¿lo usaremos durante todo el año?

  • Una recepción en constante evolución

    La lucha por distinguirse de la competencia nunca decae, y menos en el sector hotelero. Y es que uno de sus principales objetivos es ofrecer la mejor experiencia al cliente. Además de tener unas cómodas estancias para descansar, los hoteles también han de cuidar un espacio muy importante: la recepción.